Muchas dietas adelgazantes se han hecho famosas a lo largo de los últimos años. Sin embargo, existe una dieta que ha ganado el primer premio en originalidad en cuanto a sus métodos y sus tiempos: esta es la Dieta de la Luna.

Esta dieta, se basa principalmente en una filosofía de vida, a partir de la cual se sostiene que, cada vez que la Luna cambia de una fase a otra, se producen cambios significativos en nuestras vidas.

Se considera que la Luna nueva y la Luna llena ejercen tal influencia sobre nuestro organismo, que son excelentes oportunidades a aprovechar en el objetivo de lograr la pérdida deseada de peso y la desintoxicación de nuestro cuerpo.

¿Cómo funciona la Dieta de la Luna?

fases-de-la-luna

Fase de ayuno

En primer lugar, se lleva a cabo un ayuno de 26 horas, dos veces al mes. Una de esas veces es cuando la Luna cambia a Luna llena y la otra, cuando cambia a Luna nueva. El conteo de las 26 horas debe comenzarse desde el momento en que da inicio el cambio de fase de la Luna. En estos ayunos, sólo pueden consumirse líquidos. Estos líquidos deben ser sin aditivos de ningún tipo (azúcares, sal, gas, proteínas, sacarina, ni vitaminas, entre otros).

El método de ayuno busca lograr la total desintoxicación de nuestro organismo, para lo cual se requiere que los líquidos ingeridos cumplan con las exigencias dispuestas. A su vez, realizándose de la manera correcta, pueden llegar a perderse hasta 3 kg. En total sólo durante la fase de ayuno.

Durante esta fase de ayuno, está permitido consumir:

  • Agua con un mínimo indispensable de dos litros
  • Infusiones varias a base de hierbas naturales (como el té verde y el mate), que pueden estar frías o calientes
  • Jugos naturales de frutas exprimidas en el hogar. Estos jugos deben estar absolutamente filtrados, de modo de que no cuenten con ningún tipo de pulpa. Por lo general, suelen recomendarse los jugos de piña, pomelo, naranja, manzana, ciruela y papaya.
  • Caldos de verduras caseros y filtrados (es decir, que sólo se consuma el líquido). El más recomendado es el caldo de espárragos, debido a su potente contenido diurético.

Durante estas primeras 26 horas se ayuno, hay una serie de componentes que no pueden consumirse. Estos son:

  • Azúcar
  • Sal
  • Edulcorantes
  • Gaseosas
  • Bebidas energizantes o a base de soja
  • Caldos o sopas compradas (debido a que contienen grasas y aditivos)
  • Jugos comprados
  • Derivados lácteos
  • Café
  • Chicles
  • Cigarrillos

Debido a todo lo enumerado anteriormente, es normal que sea en los momentos de Luna llena y Luna nueva en los que más peso logre perderse. Por esto, es importante llevar con nosotros un cuaderno con anotaciones acerca del peso que teníamos antes y después de cada uno de estos ayunos, de modo de controlar el resultado de los mismos sobre nuestro cuerpo.

Por otro lado, la fase de ayuno permite la ingesta de un grupo de alimentos. Sin embargo, resulta fundamental tener en cuenta que, una vez elegido el grupo de alimentos a consumir en esa etapa, éste no puede mezclarse con ninguno de otro grupo.

Los grupos de alimentos que pueden ingerirse durante la fase de ayuno son:

  • Solo frutas: deben ser frutas de estación y naturales y pueden tomarse hasta 6 piezas en total durante el proceso de ayuno (que pueden ser divididas en distintos horarios de comidas). Las dos más recomendadas son la piña y el pomelo
  • Solo ensaladas: pueden ser porciones abundantes, pero sólo una al medio día y una en el horario de la cena. A su vez, pueden realizarse jugos de vegetales para la mañana y la tarde.
  • Solo gelatinas: estas deben ser light y con frutas. Pueden ingerirse hasta seis porciones durante la fase de ayuno
  • Solo caldos: deben ser de verduras naturales y pueden consumirse hasta seis porciones a lo largo de la presente fase.
  • Solo yogures: preferentemente los yogures de sabor natural y aquellos compuestos con lactobacilus. Puede tomarse en el desayuno y en la merienda. A su vez, en este caso, se permite combinarlo con puré de calabaza, el cual puede ingerirse al medio día y en el horario de la cena

¿Y el resto del mes?

A lo largo de los 26 o 27 días (dependiendo de la cantidad de días de cada mes) restantes, es importante llevar adelante una vida normal. De cualquier forma, sería muy útil consultar a un nutricionista, de modo de que pueda recomendarte una dieta equilibrada para trazar durante los días en que no te encuentres en período de ayuno, así como una conducta diaria saludable y activa.

piramide

La Dieta de la Luna, requiere de una dieta equilibrada durante los días posteriores (y anteriores) al período de ayuno, de modo de mantener lo bajado durante esa fase.

Si ya se lleva a cabo una dieta determinada, elegida en conjunto con un nutricionista, no es necesario cambiarla. E cambio, si no, desarrollaremos a continuación una dieta equilibrada, destinada a mantener el peso alcanzado. En los menús de la misma, deben incluirse los siguientes alimentos:

Frutas

  • Incluir hasta cuatro piezas de frutas al día
  • Cuidar que sean frutas frescas o de estación, o bien cocidas al horno, pero siempre entre comidas
  • Son ideales para consumir como desayuno, colación o merienda
  • Evitar consumirlas como postre, después del almuerzo o de la cena

Verduras

  • Pueden ingerirse todas las que se deseen, hasta sentir saciedad
  • Pueden ser frescas, a la plancha, al horno o hervidas
  • En caso se estar aderezadas, esto debe realizarse con poco aceite, limón o vinagre de manzana
  • Pueden incluirse hierbas aromáticas, pimienta o sal marina (en muy poca cantidad)

Arroces y pastas

  • En caso de consumirlos, debe hacerse en poca cantidad, preferentemente en el almuerzo y en porciones pequeñas
  • En el caso del arroz, es preferible consumir el integral
  • Las pastas deberían ser, en lo posible, sin relleno

Carnes magras

  • Pueden consumirse al día un promedio de 150 gr. al día, de aquellas que no poseen grasas (como el pollo, las aves y la ternera magra).
  • En lo posible, deben cocinarse utilizando la plancha y, para condimentarlas, puede usarse pimienta y sal marina (en muy poca cantidad)

Pescados

  • Pueden consumirse hasta 200 gr. al día, tanto de pescados blancos como azules
  • Pueden cocinarse al horno, a la plancha o hervidos

Lácteos, yogures y quesos

  • La leche debe ser descremada o vegetal (leche de almendra, de coco o de arroz, entre otras)
  • En caso de consumir yogures, es preferente que se ingiera el yogur Griego, debido a que contiene pocos azúcares, el doble de proteínas y puede ser consumido incluso por las personas que sufren de intolerancia a la lactosa
  • Los quesos deben ser poco grasos o light. A su vez, puede reemplazarse por Tofu, lo que resulta altamente recomendable
  • Es aconsejable comer una porción diaria de Tofu o queso del tipo estipulado anteriormente

Agua

  • Entre un litro y medio y dos por día
  • Preferentemente, cuidar que se trate de agua mineral

Jugos y licuados

  • Es fundamental consumir jugos y licuados naturales y caseros, preparados la interior del hogar, de modo de aprovechar mejor los nutrientes y vitaminas de las frutas y verduras, debido a que se evitan los conservantes de todo tipo y se consumen también las cáscaras (que cuentan con mayor valor vitamínico) Uno de los más recomendados es el jugo de piña

Infusiones

  • Mientras no se realicen con azúcar ni miel, todas las infusiones están permitidas y pueden tomarse en cualquier momento del día
  • El más aconsejado es el té verde, debido a que es un importante desintoxicante, diurético, antioxidante, así como también reduce el colesterol

Frutos secos

  • Pueden consumirse todo tipo de frutos secos. Estos, ayudan a reducir el colesterol y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, así como también favorecen a nuestro sistema inmunológico y evitan el envejecimiento prematuro

Dieta light para luego de los ayunos

A continuación, detallaremos un ejemplo de dieta light que puede llevarse a cabo durante los días restantes del mes, de modo de mantener el peso obtenido tras el ayuno y no generar efectos rebote.

Distintas opciones para el almuerzo:

Opción 1:

  • Primer plato: 100 gr. de lentejas guisadas con pimientos, tomate, ajo y zanahoria
  • Segundo plato: 100 gr. de pescado al horno

Opción 2:

  • Primer plato: 50 gr. de fideos con salsa de tomates
  • Segundo plato: 200 gr. de mejillones al vapor con limón

Opción 3:

  • Primer plato: 200 gr. de Coliflor rebozada con clara de huevo
  • Segundo plato: 100 gr. de pollo sin piel, cocido a la plancha, con ensalada variada, que puede estar aderezada con una cucharada de aceite de oliva y limón

Opción 4:

  • Primer plato: consomé de verduras y una clara de huevo cocida
  • Segundo plato: 100 gr. de costilla de cerdo a la plancha

Opción 5:

  • Primer plato: puré de verduras de cuatro tipos
  • Segundo plato: 100 gr. de pollo asado sin piel

Opción 6:

  • Primer plato: ensalada variada
  • Segundo plato: tortilla individual de papas con un huevo

Opción 7:

  • Primer plato: 150 gr. de pasta rellena, con queso (30 gr.) y cebolla
  • Segundo plato: pollo a la plancha sin piel

Distintas opciones para la cena:

Opción 1:

  • Primer plato: 200 gr. de espinacas salteadas
  • Segundo plato: 100 gr. de filete de carne magra cocida a la plancha

Opción 2:

  • Primer plato: 200 gr. de sopa de verduras
  • Segundo plato: 120 gr. de suprema de pollo sin piel, rebozada. Cocción al horno con muy poco aceite

Opción 3:

  • Primer plato: 200 gr. de puré de calabaza (con leche descremada)
  • Segundo plato: croquetas de pescado

Opción 4:

  • Primer plato: ensalada de lechuga, tomate, atún (30 gr.), cebolla, pimientos, aceitunas (30 gr.) y dos claras de huevo picadas
  • Segundo plato: un yogur descremado

Opción 5:

  • Primer plato: sopa de verduras con 30 gr. de fideos
  • Segundo plato: 100 gr. de merluza cocida a la cazuela con 5º gr. de tomates salteados

Opción 6:

  • Primer plato: sopa de verduras
  • Segundo plato: 100 gr. de pechuga de pollo a la plancha con limón

Opción 7:

  • Primer plato: ensalada de verduras variada
  • Segundo plato: 100 gr. de medallones de merluza rebozados con provenzal, pimienta y aceite de oliva, cocidos al horno

Preguntas frecuentes

¿Quiénes pueden hacer esta dieta?

Esta dieta puede ser llevada a cabo por personas con sobrepeso o personas sin sobrepeso pero que requieren de desintoxicación del organismo.

Por otro lado, no se recomienda que la realicen mujeres embarazadas o en período de lactancia, personas con alguna enfermedad en curso o con alguna patología determinada.

¿Qué pasa si hice el ayuno y no bajé de peso?

Puede haber una serie de explicaciones para esto. En primer lugar, es posible que ya te encuentres en tu peso ideal, por lo que no bajas de peso en la balanza, pero si podrás desintoxicar tu organismo y mejorar tu salud.

En segundo lugar, es probable que esto refiera a que estés reteniendo líquidos, para lo cual solamente necesitarás continuar tomando abundantes cantidades de agua durante los próximos días.

Sin embargo, si pasaste la fase de ayuno y no notaste cambios significativos en tu peso corporal, es importante que no te desalientes y que continúes, puesto que si bajaste solamente 100 gr. esto igual puede ser el puntapié inicial para los grandes logros deseados.

¿Cuánto tiempo debe durar la dieta?

El tiempo ideal de duración es de un mínimo aproximado de 15 días. Sin embargo, puede prolongarse indefinidamente. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que la etapa de ayuno no debe durar más de 26 horas, puesto que ello puede ser riesgoso para la salud.

La recomendación principal es que visites a tu médico antes de realizar cualquier modificación en tus hábitos alimenticios.