Muchas dietas prometen la pérdida de importantes cantidades de peso corporal. Sin embargo, no todas estas dietas son buenas para la salud, ni tampoco garantizan que no vayan a recuperarse los kilos perdidos durante la misma.

Es de gran importancia, cuando se da comienzo a un cambio en los hábitos alimenticios, que se lleve una dieta equilibrada y que no sea nociva para la salud. Ahora, ¿cómo encuentro una dieta que cumpla con esos importantes requisitos? Una buena opción sería la Dieta Proteica.

¿En qué consiste la Dieta Proteica?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que la Dieta Proteica, es fundamentalmente indicada para personas que no cuentan con ningún tipo de enfermedad y que buscan, únicamente, lograr perder los kilos de más.

La Dieta Proteica fue propuesta por el médico argentino, Alberto Cormillot, especialista en nutrición y luchador esencial contra la obesidad.

Esta dieta, tiene como objetivo principal optimizar el funcionamiento del metabolismo de nuestro cuerpo, de modo de lograr eliminar el tejido adiposo.

Por lo general, la mayoría de las dietas proponen perder peso a partir de una importante reducción (o restricción) de la ingesta de alimentos con carbohidratos, grasas, azúcares y proteínas. A diferencia de aquellas, la Dieta Proteica propone la reducción solamente del consumo de hidratos de carbono y suprimiendo, únicamente, la ingesta de azúcares.

Al no haber aportes de azúcares ni otros significativos de alimentos grasos en el organismo, éste se ve obligado a recurrir a sus reservas de grasas para obtener energía. Es de este modo que se logra cambiar el funcionamiento de nuestro metabolismo.

¿Cómo funciona una dieta de proteínas?

Una dieta de proteínas se basa, principalmente, en la idea de que los carbohidratos generan cambios importantes en los niveles de azúcar en la sangre, estimulando al organismo a acumular grasas. Es por ello que este tipo de dietas minimizan la ingesta de carbohidratos y aumentan el consumo de proteínas.

Suprimiendo los carbohidratos de nuestra dieta, el cuerpo entra en un estado de cetosis metabólica, es decir, que comienza a obtener la energía de la cetona.

Haciendo la dieta

La Dieta Proteica del Dr. Cormillot, aconseja dar inicio a la misma con un plan proteico de un día de duración. A lo largo de este día, el menú estará integrado por alimentos que sean muy ricos en proteínas. La incorporación de proteínas será la responsable de incentivar al metabolismo en el momento en que el cuerpo llegue a un estado de inactividad en cuanto al descenso de peso; es decir, cuando el descenso de peso se detenga.

6-fuentes-alto-en-proteinas

Este régimen dietético debe llevarse a cabo solo un día a la semana y no debe prolongarse más que eso. Esta dieta de un día a la semana debe desarrollarse de la siguiente manera:

Desayuno:

  • Una infusión acompañada de leche descremada y edulcorante
  • Una tostada de pan de salvado (o de gluten), con una cucharada de queso blanco descremado

Media mañana:

Para el menú de media mañana, esta dieta establece una serie de opciones entre las que se puede elegir. Estas son:

  • Un yogur descremado
  • Un flan light
  • Un postre light
  • Una mousse light
  • O un rollito de jamón cocido

Sólo puede elegirse una de estas opciones; no deben combinarse.

Almuerzo:

  • Un omelette realizado de la siguiente manera: dos claras de huevo, una porción de queso sin grasa (descremado), condimentado con sal, perejil, pimienta y albaca.
  • Una lata de atún al natural
  • Gelatina light acompañada de dos cucharadas de queso blanco descremado

Merienda:

En este caso, también se establecen una serie de opciones a elección:

  • Un yogur descremado
  • Un flan light
  • Un postre light
  • Una mousse light
  • Un rollito de jamón cocido

Cena:

  • Dos filetes de pescado o una porción (de ¼) de pollo sin piel o una porción de carne roja magra
  • Gelatina light licuada con yogur descremado

Por otro lado, es fundamental que se consuman por lo menos dos litros de líquido. Este, puede estar distribuido entre: agua, té, café, soda, jugos, gaseosas y caldos light.

Ventajas y desventajas de la Dieta Proteica

Debido a que se trata de una dieta hiperproteica, es fundamental tener en cuenta sus contraindicaciones y llevarla a cabo en conjunto con controles médicos para no poner en juego la salud.

Ventajas

A lo largo de los últimos años, la Dieta Proteica se ha convertido en un método eficaz para lograr la tan deseada pérdida de peso. Este tipo de dieta, pueden llegar a perderse hasta 3 o 4 kg. En la primera semana y 2 en las semanas posteriores. Al incorporar grandes cantidades de proteínas, no se produce la pérdida de masa muscular.

Al minimizar los carbohidratos, la Dieta Proteica, disminuye el colesterol y los riesgos de padecer enfermedades cardíacas. A su vez, disminuye la presión arterial.

De todas formas, para alcanzar verdaderamente la pérdida de peso, es importante acompañar la dieta con un abandono de la vida sedentaria, estableciendo una rutina de ejercicios físicos que ayude en la quema de grasas y resulte beneficiosa, además, para la salud.

Desventajas

Si bien las contraindicaciones y efectos secundarios de una dieta pueden ser prevenidos por un médico a partir del control de la dieta, algunos de las desventajas que pueden llegar a ocurrir, son:

  • Estreñimiento
  • Hipotensión
  • Caída del cabello
  • Calambres musculares
  • Cefaleas
  • Halitosis

Por otro lado, esta dieta no es recomendada para aquellas personas que usen diuréticos o que padezcan de determinadas enfermedades, tales como:

  • Hiperuricemia
  • Insuficiencia renal, cardíaca o hepática
  • Enfermedad de Addison
  • Accidentes cerebrovasculares
  • Enfermedades neoplásicas

Ciertos especialistas afirman que las dietas basadas en la utilización de las grasas como fuente de energía (en lugar de los hidratos de carbono) pueden producir un importante aumento en los niveles de ácido úrico, lo que puede provocar problemas renales y dolores de cabeza.

Por otra parte, debido a que el cuerpo no genera los carbohidratos necesarios, debe ingresar en un proceso de cetosis, lo que puede significar una carga significativa sobre los riñones.

De todas maneras, es de gran importancia tener en cuenta que esta dieta no debe llevarse a cabo por más de un día a la semana, lo cual puede significar un menor riesgo frente a los efectos secundarios, así como una alimentación más equilibrada y saludable para nuestro organismo.

La recomendación principal es que visites a tu médico antes de realizar cualquier modificación en tus hábitos alimenticios.